Saltar al contenido
Juegos de cartas

Carta corrida

La carta corrida es un juego muy sencillo y divertido en el que pierde la persona que tenga la carta más baja.

Personas icono

+3 jugadores

Tiempo duración

1-10 minutos de duración

Baraja española inglesa

Baraja española y francesa/inglesa

Dificultad baja

Nivel de complejidad bajo

Dado azar

Influencia del azar alta

Materiales icono

Se necesita una baraja de cartas

✍ Preparación

Se quitan los comodines de la baraja (si estás jugando con baraja francesa), se barajan las cartas y después se reparte una carta boca abajo a cada jugador. Las cartas que sobran se dejan boca abajo al lado del que ha repartido. El juego sigue en sentido antihorario y empieza a jugar el de la derecha del repartidor.

🎯 Objetivo del juego

El objetivo de este juego es quedarte con la carta más alta que puedas ya que el que tenga la más baja, pierde. Se suele jugar que todos los jugadores tienen 3 vidas y gana el que consigue sobrevivir y quedarse el último.

🎮 Cómo se juega a carta corrida

Después de que se hayan repartido todas las cartas, cada jugador puede mirar la suya. Las personas que hayan conseguido un rey (la carta más alta), tienen que darle la vuelta y dejarla encima de la mesa. Estos jugadores ya han ganado y nadie les va a poder quitar su carta.

Empieza el turno el jugador situado a la derecha del repartidor, éste debe decidir si cambiar su carta con el siguiente jugador (el de la derecha) o quedarse con la suya. Si ve que el jugador de su derecha tiene un rey, no puede intercambiar su carta y se tiene que quedar con la que le ha tocado. Ningún jugador se puede negar a cambiar su carta con el jugador de su izquierda (excepto si tiene un rey).

Una vez que el primer jugador haya elegido si cambiar su carta o no, el turno pasa al siguiente jugador que tendrá que elegir qué hacer con las mismas reglas. Cuando todos hayan jugado y le llegue el turno al último jugador (el que ha repartido), éste también va a tener dos opciones: quedarse con su carta o hacer un corte en el mazo que ha sobrado, darle la vuelta y quedarse con esa carta.

Después de que el repartidor haya decidido su jugada, todos los jugadores levantan su carta y el que tenga la más baja, pierde una vida. Si hay empate, todos los jugadores empatados con la carta más baja, pierden una vida. Todos los jugadores empiezan con 3 vidas y cuando las pierdes te eliminas. Gana el jugador que se quede el último con alguna vida. Si en la ronda final, quedan dos jugadores con una vida y terminan con la misma carta, vuelven a jugar otra ronda de desempate. Si vuelven a empatar se sigue jugando hasta que haya algún ganador.

🔀 Variantes

Se puede poner la regla de que en caso de que haya varios jugadores empatados con la carta más baja, el resto vote a quién quiere quitarle la vida y el que más votos tenga pierde una vida y los demás no. En caso de empate a votos, todos pierden una vida.

También es posible que todos los jugadores empiecen con más o menos vidas (2, 3 o 5 son los casos más comunes).