Saltar al contenido
Juegos de cartas

Casita robada

La casita robada es un juego de cartas muy divertido en el que para ganar tendrás que conseguir más cartas que el contrario (la casa más grande). Es uno de los juegos con más variaciones en su nombre, este juego también es conocido como “el ladrón”, “roba paquete”, “roba montón”, “quita montón”, “nadie sabe para quién trabaja” o “casino robado”.

Personas icono

+2 jugadores

Tiempo duración

5-15 minutos de duración

Baraja española inglesa

Baraja española y francesa o inglesa

Dificultad baja

Nivel de complejidad bajo

Dado azar

Influencia del azar alta

Materiales icono

Se necesita una baraja de cartas

✍ Preparación

Se reparten alternativamente tres cartas a cada participante, en el caso de la baraja de poker se dan seis a cada uno. Después se dejan cuatro cartas boca arriba en medio del tablero. Empieza el jugador situado a la derecha del repartidor y continúa en sentido contrario a las agujas del reloj.

🎯 Objetivo del juego

El objetivo es acumular más cartas que tus rivales, también se conoce como “tener la casa más grande”. El vencedor puede ganar la partida o apuntarse 1 punto y establecer una puntuación a llegar. Por ejemplo, el que llegue antes a 5 puntos.

🎮 Cómo se juega a la casita robada

Las reglas de la casita robada son muy sencillas. El primer jugador deberá mirar sus cartas y robar alguna de las cuatro centrales si lo cree conveniente. Para coger una de las cartas del tablero debes mostrar una carta de igual valor a otra de la mesa y llevarte esas dos cartas a un montón junto a ti. Por ejemplo, hay una sota de oros en la mesa y en la mano tienes una sota de espadas; entonces enseñas tu sota de espadas, la pones encima de la otra sota y te las llevas a tu montón. Todas las cartas robadas deberán mostrarse boca arriba para que los demás jugadores puedan verlas. Cada jugador tendrá un montón propio (también denominado casa) en el que cada vez que robes alguna carta deberás situarlas encima de este montón. Cualquier jugador puede “robar la casa” de otro, es decir, llevarse el montón entero de este jugador. Para ello, deberá tener una carta del mismo valor que la última que se encuentre boca arriba en su montón. Para robarla deberá usar el mismo procedimiento que si roba una carta del tablero.

Si no es posible robar una carta, se deberá echar una al medio del tablero. No es obligatorio robar cartas siempre que se pueda, sino que se puede elegir cuándo hacerlo. Esto también se aplica para robar la casa.

Cuando todos los jugadores se hayan quedado sin cartas, se volverán a repartir otras tres a cada uno (seis si se está jugando con baraja francesa) excepto en la última ronda que es posible cada jugador reciba menos cartas. Esta dinámica se repetirá hasta que todos los jugadores se queden sin cartas.

Normalmente este juego se disputa entre 2 personas, aunque también es posible que participen más haciéndolo más complicado.

Para saber el ganador, cada uno deberá contar las cartas que tiene en su montón (casa) y quien tenga mayor número de cartas resultará el vencedor. También es posible sumar 1 punto y jugar a una puntuación concreta.

🔀 Variantes

Hay una variante en la que para robar cartas del centro del tablero tienen que ser del mismo palo, y no del mismo número (esta variación en el reglamento solo se aplica en este caso). Para robar la casa, entonces sí que deberá coincidir el valor de tu carta con la del montón del oponente.

Si todavía no has aprendido a jugar a casita robada puedes ver el siguiente vídeo: