Saltar al contenido
Juegos de cartas

La mona

La mona (también conocido como “solterona”) es un juego de cartas muy sencillo que se suele jugar con niños por ser fácil de aprender y jugar.

Personas icono

+2 jugadores

Tiempo duración

5-15 minutos de duración

Baraja española inglesa

Baraja española y francesa o inglesa

Dificultad baja

Nivel de complejidad bajo

Dado azar

Influencia del azar alta

Materiales icono

Se necesita una baraja de cartas

✍ Preparación

Antes de empezar a repartir, se aparta una carta cualquiera de la baraja sin que ningún jugador la vea. Después de esta partida se deberá cambiar esta carta por otra al azar para que no se sepa cuál es. Se reparten las cartas restantes entre todos los jugadores, empieza el turno el de la derecha del repartidor. La partida sigue en el sentido contrario a las agujas del reloj.

🎯 Objetivo del juego

Para ganar deberás ser el primer jugador en deshacerse de todas sus cartas. En este juego es más relevante quién pierde en lugar de quién gana. El que se quede con la última carta desparejada (“mona”) va a ser el perdedor. Opcionalmente, el perdedor (o “la mona”) deberá someterse a algún castigo acordado antes del comienzo de la partida.

🎮 Cómo se juega a la mona

En la primera fase del juego, los jugadores se descartan de todas las parejas que tengan por turnos. Las parejas se forman con dos cartas del mismo valor, en el caso de tener tres cartas del mismo número solo podrás descartarte de dos y la otra quedará desparejada por el momento. Para deshacerte de las parejas, tienes que dejarlas boca arriba en la mesa para que todos los jugadores vean que no haces trampas. No importa que un jugador no se de cuenta o se olvide de descartarse, ya que el único perjudicado va a ser él mismo. Cuando haya terminado la primera ronda de descarte, comienza la segunda fase.

En esta parte del juego, comienza el jugador que se haya quedado con más cartas en su mano. En caso de empate empezará el que esté más cerca del repartidor en sentido antihorario. El jugador que empiece esta ronda, ofrecerá sus cartas boca abajo al jugador de su derecha, éste deberá elegir una de ellas y juntarla con sus cartas. En el caso de que pueda formar alguna pareja, desechará estas cartas boca arriba y después ofrecerá sus cartas cara abajo al jugador de su derecha. Si con la carta que ha robado no consigue formar ninguna pareja, entonces deberá ofrecer sus cartas directamente al siguiente jugador. Esta mecánica se repetirá hasta que todos los jugadores se descarten de sus cartas y solo quede un jugador con la carta desparejada. Este jugador será la mona (perdedor) y opcionalmente recibirá el castigo propuesto antes de empezar la partida.

🔀 Variantes

Existe una variante en donde siempre se quita una sota de la baraja (excepto la de oros) y la mona siempre es la sota de oros (no se puede emparejar aunque tengas otra sota). En esta modalidad todos los jugadores saben qué carta es la mona y por lo tanto el que la tenga puede colocarla donde cree que el otro jugador va a robar. Esta modalidad se parece mucho al juego de la triste sota.