Saltar al contenido
Juegos de cartas

Siete y media

Las siete y media (también conocido como “siete y medio”) es un juego de naipes similar al Blackjack en el que deberás acercarte a siete puntos y medio sin pasarte.

Personas icono

2-10 jugadores

Tiempo duración

15-45 minutos de duración

Baraja española

Baraja española

Dificultad baja

Nivel de complejidad bajo

Dado azar

Influencia del azar alta

Materiales icono

Se necesita una baraja de cartas y fichas de poker (también es posible con piedras o amarracos)

✍ Preparación

Lo primero que se debe hacer es elegir el jugador que va a ejercer el papel de la banca. Esta persona será la encargada de repartir en todas las rondas. Se entrega una carta boca abajo a cada participante incluida la banca. Empieza la ronda el jugador situado a la derecha de la banca y se continúa en el sentido contrario a las agujas del reloj.

🎯 Objetivo del juego

Intentar conseguir una puntuación que se acerque lo mayor posible a 7 y media sin pasarse. Todos los jugadores competirán contra la banca. Para ganar debes conseguir eliminar al resto los jugadores.

🎮 Cómo se juega a las siete y media

Antes de empezar a ver la dinámica de juego, es importante saber el valor de las cartas:

  • Figuras (reyes, caballos, sotas): medio punto cada una.
  • Sietes: 7 ptos.
  • Seises: 6 ptos.
  • Cincos: 5 ptos.
  • Cuatros: 4 ptos.
  • Treses: 3 ptos.
  • Doses: 2 ptos.
  • Ases: 1 punto.

El sistema de juego es muy similar al Blackjack con la diferencia de que a las Siete y media solo se puede jugar con una baraja española.

Para saber la puntuación de cada persona en una ronda, simplemente se suman los puntos de todas tus cartas. Cada jugador deberá intentar acercarse a siete y media sin pasarse. Para ello debe mirar la carta y decidir si pedir otra o no. Es importante que siempre una carta debe permanecer tapada, por lo que si un jugador pide una carta y no destapa la suya, la banca deberá entregar la próxima carta boca arriba. Si por el contrario, destapa su carta y pide otra, entonces deberá recibir la carta boca abajo. Si no quiere más cartas deberá decir “me planto”, entonces el turno pasará al siguiente jugador.

Todos los jugadores tienen la obligación de descubrir las cartas si se han pasado de siete y media y entregar la cantidad que hayan apostado a la banca. Esta mecánica se repetirá hasta que el turno llegue a la banca, ésta deberá poner su carta boca arriba y jugar con todas las cartas destapadas. Cuando finalice la ronda se deberán mostrar todas las cartas y proceder al recuento de los puntos.

Apuestas en siete y medio

Todos los jugadores empezarán con 20 fichas cada uno (se pueden utilizar piedras, garbanzos, apuntarlo en un papel, etc) incluida la banca.

Cuando todos los jugadores tengan su carta, deberán mirarla y apostar la cantidad que crean conveniente en ese momento. Después no se podrá modificar la cantidad apostada, excepto en algún caso especial. La banca nunca apuesta fichas, solo se limita a entregar fichas a los ganadores y recoger la de los perdedores. Al final de la ronda se procederá a la comprobación de las apuestas, que deberán seguir las siguientes reglas:

  • Si un jugador supera a la banca sin pasarse de 7 y media o la banca se pasa de siete y media y este jugador no. La banca le entregará la misma cantidad apostada junto con su apuesta inicial. Por ejemplo, si ha apostado 3 fichas contra la banca deberá recibir 6 (3 de su apuesta y 3 de la banca). Las fichas recibidas siempre las deberá proporcionar la banca.
  • Todos los jugadores que tengan una puntuación inferior o igual a la banca deberán entregar su apuesta. Esto también pasa si el jugador y la banca se pasan de 7 y media.
  • En el caso de que un jugador haya conseguido una puntuación de siete y media y la banca no consiga igualarle, deberá entregarle el doble de la cantidad apostada. Por ejemplo, si ha apostado 5 fichas, la banca deberá darle 15 fichas     (2 x cantidad apostada + su apuesta inicial).

Existe un caso especial en el que después de apostar se puede subir la apuesta y es el siguiente: cuando un jugador recibe una figura, pide otra carta y le vuelve a tocar otra figura. Tiene la posibilidad de seguir jugando normalmente (con 1 punto) o dividir las cartas. Si opta por la segunda opción deberá mostrar sus dos figuras y decir que divide la jugada, entonces separará los dos naipes y es como si jugara dos rondas distintas contra la banca. La misma cantidad apostada con anterioridad deberá ponerla al lado de la segunda carta, por lo que doblará su apuesta. La banca empezará a dar cartas a la primera jugada del rival (la primera figura), cuando el jugador decida plantarse, deberá echar las cartas para la segunda jugada (la segunda figura). Cuando decida plantarse, el turno pasará al siguiente jugador. A la hora de proceder al recuento, las cartas dobladas se contarán como si fueran juegos independientes. Si después de que haya doblado una carta, le vuelve a tocar otra figura, tendrá la opción de triplicar y entonces jugará tres partidas diferentes; si toca otra figura podrá cuadruplicar y así sucesivamente. Solo podrá separar cartas cuando tenga la cantidad necesaria de fichas disponible. Solo es posible dividir en el caso de que toquen figuras repetidas y sean al principio de la partida. Si después de un cinco, te tocan dos figuras seguidas no podrás dividir la jugada.

Normalmente se establece un rango de fichas que se puede apostar dependiendo de los jugadores que queden y las rondas jugadas. Un posible sistema de juego es el siguiente:

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es image-2.png

Este rango solo afecta a las apuestas iniciales, en el caso de duplicar, triplicar… no contarán. Si un jugador no puede apostar el mínimo de fichas porque no dispone de ellas, se permitirá apostar todas las que tenga en esa jugada sin que tenga que llegar al mínimo.

Las reglas mencionadas anteriormente se deberán repetir hasta que solo quede un jugador. La banca es derrotada cuando no tiene la posibilidad de pagarle la apuesta a un jugador al finalizar la ronda. Entonces pasará a ser la banca el rival que haya conseguido derrotarla. El ganador será el que consiga eliminar a todos sus oponentes.

Si te interesan los juegos populares también puedes aprender a jugar al mus.

🔀 Variantes

Es posible poner la regla de que el que gane una ronda, pasará a ser la banca en la ronda siguiente. En caso de empate seguirá siendo la banca el jugador que ejercía de este puesto anteriormente.

Una variante interesante que se puede establecer es la compra de la banca.

Compra de la banca

Para poder comprar la banca, al principio de la ronda el jugador deberá apostar una cantidad de fichas a la jugada y después podrá hacer una oferta para comprar la banca. Esta oferta siempre debe ser inferior o igual a la mitad de fichas que tengas disponible quitando la apuesta inicial. Si otro jugador en esa ronda también quiere optar a comprar la banca, deberá superar la apuesta anterior. Si esto sucede, la primera oferta quedará invalidada. Al final de la ronda y después de proceder al recuento de las apuestas, la banca decidirá si acepta o rechaza la oferta. Si la acepta, el jugador le entregará las fichas al que hasta esa ronda era la banca y la persona que hizo la oferta pasará a ser la banca para las siguientes rondas. Si rechaza la oferta, la partida seguirá normalmente.

Ser la banca puede ser beneficioso en algunas ocasiones, ya que en caso de empate o si se pasan de siete y media, vas a recibir las fichas que hayan apostado.

Si todavía no sabes jugar a las siete y media puedes ver el siguiente vídeo: