Saltar al contenido
Juegos de cartas

Solitario carta blanca

El solitario carta blanca (también conocido como «freecell») es un juego de cartas entretenido similar a otros como el solitario clásico, en el que para ganar tienes que deshacerte de todas las cartas.

Personas icono

Solitario

Tiempo duración

5-15 minutos de duración

Baraja inglesa francesa

Baraja inglesa o francesa

Dificultad media

Nivel de complejidad medio

Dado azar

Influencia del azar alta

Materiales icono

Se necesita una baraja de cartas

✍ Preparación

Antes de empezar, se quitan los comodines y se mezclan bien las cartas. Después, se van poniendo todas boca arriba a lo largo de 8 columnas empezando a poner la primera carta de cada columna, después la segunda, la tercera… y así sucesivamente hasta que se termine el mazo. Las cartas deben estar superpuestas, es decir, las cartas superiores van a ocultar parcialmente a las que tienen debajo pero siempre dejando verlas. Finalmente, deben quedar las primeras cuatro columnas con siete cartas y las cuatro últimas con seis. Además, hay que dejar un espacio en la parte superior de cada columna para que quepa otra fila de cartas más, debe quedar algo parecido a esto:

Colocación solitario carta blanca
Colocación inicial de las cartas en el solitario carta blanca

🎯 Objetivo del juego

Para completar este solitario, tienes que conseguir llevar todas las cartas a la zona de la pila (2) ordenadas de menor a mayor (as, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10, J, Q, K) y separadas por palos (picas, diamantes, corazones y tréboles). Las reglas para poder conseguirlo se explican más adelante.

🎮 Cómo se juega al solitario golf

La zona de juego de este solitario se divide en tres partes: la zona del descarte (1), la zona de la pila (2) y el tablero (3). La zona de la pila y la del descarte se pueden intercambiar, da igual que una esté a la derecha y la otra a la izquierda o viceversa.

En la zona de la pila, al principio solo se van a poder poner ases (cada espacio es un palo), después solo se pueden poner doses si ya hay un as de ese mismo palo en esta zona (se dejaría encima de el as correspondiente), después se pondrían los treses, y así sucesivamente. De esta forma aquí se van a formar escaleras ascendentes del mismo palo en cada uno de los espacios, y si se completan todas, ganas.

La zona del tablero es en la que lleva a cabo la mayor parte de la acción. Aquí la idea es formar escaleras descendentes con colores intercalados (al igual que en el solitario clásico). Es decir, que yo solo puedo mover un tres de corazones a otra columna en donde la última carta sea un cuatro negro (de picas o tréboles). Solo se pueden desplazar hacia otras columnas, hacia la zona de descarte o hacia la zona de la pila, las cartas que están disponibles (las últimas de cada columna). Si una columna se queda vacía, se puede mover allí cualquier carta. A diferencia del solitario clásico, NO se pueden mover partes de una escalera, aquí todos los movimientos que se realicen deben ser de una sola carta.

Llegará un momento en que te quedes sin movimientos, ahí es donde entra en juego la zona de descarte. En esta zona hay cuatro espacios disponibles, en los que se puede depositar cualquier carta (normalmente las que estorben). En cada uno de estos espacios solo puede haber una carta, no se pueden formar escaleras encima, ni superponer otras cartas. Esta zona solo sirve para apartar temporalmente una carta que ahora no necesitas. Después, esta carta puede ir a la zona de la pila si es posible o volver al tablero (si cumple con las reglas). Las cartas que están en la zona de la pila (solo las que están arriba del todo) pueden volver al tablero para realizar algún movimiento si es necesario.

Si consigues llevar todas las cartas a la zona de la pila, habrás completado el solitario. Si llega un momento en el que no puedes realizar más movimientos útiles y están ocupados todos los huecos de la zona de descarte, entonces has perdido.

🔀 Variantes

Para variar el nivel de dificultad de este solitario, puedes modificar el número de espacios disponibles en la zona de descarte. Si quieres que resulte más fácil, aumenta los espacios y si quieres que sea más difícil, disminuyelos.

Si todavía no sabes cómo se juega al solitario carta blanca, puedes ver el siguiente vídeo: