Saltar al contenido
Juegos de cartas

Solitario el cuadrado

El solitario del cuadrado (no confundir con el juego del cuadrado) es un juego de naipes muy sencillo de aprender en donde las cartas se colocan en forma de cuadrado para resolverlo.

Personas icono

1 jugador

Tiempo duración

5-10 minutos de duración

Baraja española

Baraja española

Dificultad baja

Nivel de complejidad bajo

Dado azar

Influencia del azar alta

Materiales icono

Se necesita una baraja de cartas

✍ Preparación

Después de barajar bien las cartas, se van colocando en forma de un cuadrado de 4×4, dejando los cuatro espacios centrales libres. Es decir, hay que colocar las primeras doce cartas del mazo formando un cuadrado de cuatro de ancho y cuatro de alto. Cada uno de los huecos en el medio va a corresponder a un palo (oros, copas, espadas o bastos). Después se dejan las cartas sobrantes boca abajo a un lado.

🎯 Objetivo del juego

Para ganar en este solitario tienes que conseguir que todas las cartas entren en el cuadrado de la siguiente manera: las cartas del as al 7, tienen que estar ordenadas de forma descendente (del 7 al as) en los 4 espacios centrales (cada una con su palo correspondiente); y por lo tanto, las figuras sobrantes tienen que formar el exterior de este cuadrado.

🎮 Cómo se juega al solitario del cuadrado

Antes de empezar a sacar cartas del mazo, hay que mirar las que forman el cuadrado exterior. Si alguna de estas es un 7, entonces se pone en un espacio central libre. Si también está el seis de ese mismo palo, se pone encima del siete y así sucesivamente. Cuando ya no se puedan llevar más cartas a los espacios centrales, se rellenan los huecos del cuadrado exterior con cartas sacadas del mazo. Esta operación se llevará a cabo hasta que no puedas hacer más movimientos.

Cuando no tengas más opciones, sacas una carta del mazo y la pones boca arriba junto a éste. Si puedes utilizar esta carta, la utilizas; y si no, vuelves a sacar otra carta que se colocará encima de la anterior. Solo se puede usar la carta que está más arriba, para utilizar las anteriores primero tienes que usar las superiores.

Ahora, cuando utilices una carta que forma el exterior del cuadrado, para rellenarlo siempre tienes que coger primero las cartas que ya has sacado previamente, es decir, las que se encuentran boca arriba al lado del mazo. Solo cuando se hayan acabado estas cartas, puedes utilizar las del mazo que se encuentran boca abajo.

El solitario se completa cuando consigues que todas las cartas queden ordenadas en el centro separadas por palos, de mayor a menor y que las figuras se encuentren en el exterior de este cuadrado. El solitario se pierde si se agotan las cartas del mazo y no puedes realizar movimientos para completarlo.

🔀 Variantes

Para hacer que este solitario sea mucho más fácil, puedes poner la regla de que si se acaba el mazo, puedes darle la vuelta y continuar con el juego igualmente.

Otra variante es que en los huecos centrales en vez de ordenar las cartas de forma descendente, se haga de forma ascendente (desde el as hasta el 7).