Saltar al contenido
Juegos de cartas

Solitario memorama

Memorama es un juego de cartas que sirve para ejercitar la memoria y mantenerla activa, aunque es conocido por ser un solitario, también es posible que jueguen dos personas.

Personas icono

1-2 jugadores

Tiempo duración

5-15 minutos

Baraja española inglesa

Baraja española y francesa o inglesa

Dificultad baja

Nivel de complejidad bajo

Dado azar

Influencia del azar media

Materiales icono

Se necesita una baraja de cartas, papel y lápiz (opcional)

✍ Preparación

Después de barajar bien las cartas, se colocan todas en el tablero boca abajo. Si estás utilizando una baraja española, deberás hacer cinco filas de ocho cartas cada una (5×8). Si juegas con una baraja inglesa tienes que hacer cuatro filas de trece cartas cada una (4×13). Si en el espacio que tienes no caben tantas columnas, puedes recolocarlas aunque no haya la misma cantidad de cartas para todas las filas.

🎯 Objetivo del juego

Para ganar tienes que conseguir eliminar todas las cartas del tablero. Si estás jugando solo, el objetivo es que consigas batir tu récord y hacerlo cada vez con menos errores o en menos tiempo. Si hay dos jugadores, ganará el que consiga eliminar más cartas y en caso de empate ganará el que se haya llevado la última pareja de cartas.

🎮 Cómo se juega a memorama

El funcionamiento es muy sencillo, primero escoges una carta, la levantas y la dejas boca arriba, después coges otra carta, la levantas y si coinciden en valor (dos cincos o dos reyes por ejemplo) entonces las eliminas y las dejas a tu lado. Si estas cartas no son las mismas, entonces le das la vuelta y las vuelves a dejar boca abajo. Con dos jugadores, el turno pasaría al siguiente jugador, si estás jugando solo, tendrás que seguir hasta completar el solitario.

Con esta mecánica de juego, se pretende que los jugadores vayan memorizando las cartas que van saliendo y así formar parejas con más facilidad. El solitario finaliza cuando se han eliminado todas las cartas

En el caso de que jueguen dos jugadores, al final de la partida se cuentan las cartas que ha conseguido cada uno y el que tenga más es el que ha ganado. En caso de empate ganará el que se haya llevado la última pareja de cartas.

Si estás jugando solo, el objetivo es que mejores tu memoria cometiendo cada vez menos errores o haciéndolo cada vez más rápido. Para esto deberás apuntar el número de errores en un papel o cronometrar el tiempo que tardas en completarlo.

🔀 Variantes

Para hacer el juego más sencillo, es posible seleccionar ocho o diez parejas a mano y jugar solo con esas cartas formando un tablero de 4×4 o 5×4. Estas formas con las más comunes aunque también se pueden coger más o menos cartas.